Bolivia

Bolivia es un país multiétnico y pluricultural, rico en tradiciones y costumbres, con gran cantidad de recursos naturales y una población de 10 millones de habitantes. Cada región del país esta habitada por colectivos con características diversas, dispersos en un territorio también diverso, desde el altiplano hasta la amazonia, pasando por valles, desiertos, salares, etc. La población es mayoritariamente de origen indígena (62 %), y las lenguas más habladas son el castellano, quechua, aymará y guaraní, además de un número considerable de dialectos.

Bolivia se encuentra actualmente en una etapa de transición político social y el desarrollo cultural esta condicionado y limitado ante las urgencia de las necesidades más primarias. Los niveles de analfabetismo rondan el 50%, y el 64% de la población vive en la pobreza. El acceso a educación de calidad es muy limitado.

Promoción Cultural
Existe un ministerio de la cultura desde 2009, pero no hay ayudas réprésentatives para los trabajadores de gestion en danza. Además, tampoco políticas culturales claras que dirijan las acciones estatales o privadas. Las acciones y fondos estatales dedicados a la cultura son ínfimos, la cuestión cultural no es una prioridad en el conjunto de necesidades básicas que deben cubrirse en el país.

El común denominador de las políticas culturales en Bolivia es la fugacidad e inmediatez, las instituciones públicas, por su naturaleza político – partidaria, no son capaces de sostener propuestas coherentes y consistentes. Por otra parte las instituciones culturales dependientes de organismos internacionales y las fundaciones y asociaciones locales independientes han obtenido mejores resultados a mediano plazo, con proyectos importantes en la conservación del patrimonio cultural, la difusión y el intercambio nacional e internacional, y en menor grado la formación y el fomento a la creación artística.

La Danza
Bolivia es un país con una importante tradición de danza, principalmente folklórica que involucra a todos los sectores sociales y culturales, con connotaciones vinculadas a la religión, al contexto geográfico, los ritos, usos y costumbres, etc.

El desarrollo de la danza escénica, se ha limitado a pequeños grupos formados por integrantes provenientes de la clase media-alta. Sus variantes principales van desde el Ballet clásico, pasando por la danza folklórica estilizada y la danza moderna.

No existe un apoyo real a la danza como profesión por parte del estado, los municipios y las instituciones culturales. Las compañías que cuentan con apoyo del Vice-Ministerio de Cultura son: el Ballet Oficial de Bolivia, que trabaja un lenguaje clásico y el Ballet Folklórico Nacional, también cuentan con cierto apoyo las escuelas municipales y universitarias de las principales ciudades con un nivel básico amateur.

En cuanto a la formación, no existen centros de formación media o superior, mucho menos cátedras específicas que contribuyan a la formación técnica ni creativa.

En Bolivia son muy pocas las compañías independientes que desarrollan la danza de manera profesional, compañías que están formadas mayoritariamente por integrantes que se han formado en el exterior. El movimiento de danza, se centra en las escuelas de danza tanto independientes como estatales que en su mayoría desarrollan la danza folklórica y el ballet clásico, y en menor medida la danza moderna y jazz. En la actualidad la mayoría de las producciones que se presentan al público son obras de fin de curso de los alumnos de estas escuelas.

Normalmente los elencos estables de las escuelas de danza están formados por personas que practican la danza como pasatiempo y que en su mayoría abandonan la danza después de unos años, otro grupo continua su relación con la danza trabajando en la enseñanza y un último grupo reducido emigra a otros países, para continuar su formación.

La danza contemporánea en Bolivia
El principal foco de desarrollo de la danza contemporáneo es la ciudad de Cochabamba. Hace mas de veinte y cinco años Melo Tomcich introdujo el lenguaje contemporáneo en sus espectáculos. Su influencia se extendió hasta los años noventa, cuando surgen nuevas maestras que mas adelante formarían las primeras compañías independientes de danza con intenciones profesionales, las compañías Vidanza y Atempo.

Otros referentes importantes en los inicios de la danza contemporánea en Bolivia son Karen Schmidt y Katia Salazar. En los años ochenta, Karen creó la primera compañía de danza contemporánea en La Paz, DRAGADANZA. Ha sido de gran importancia ya que de ella surgen más adelante nuevas propuestas y generaciónes. En la misma época, Katia desarrolló un importante trabajo de difusión de las técnicas contemporáneas en la ciudad de Santa Cruz. En La Paz este proceso aun está en su fase inicial con algunas coreógrafas y compañías que están generando un movimiento interesante como Noreen Guzmán de Rojas, Maria José Rivera, Katak y Acanto Danza.

Los contextos de presentación son reducidos y no hay una demanda de público interesado en danza contemporánea. El trabajo desarrollado por los artistas se presenta principalmente de forma auto-gestionada. En los últimos años han surgido algunos festivales internacionales que programan danza, el Festival Internacional Contemporáneo Andanza en La Paz y el Festival Internacional de Danza Contemporánea de Cochabamba; también el Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz ha programado en sus últimas ediciones danza, haciendo giras por poblaciones menores en el departamento de Santa Cruz.

Bolivia se encuentra inmersa en el inicio de un proceso complicado para el entendimiento, desarrollo y promoción de la danza contemporánea. Quedan aún por generar las condiciones básicas para su crecimiento: la creación de públicos, incentivo a la investigación técnica, estética e histórica; crítica especializada y publicaciones, creación de espacios de formación superior, espacios de reflexión; creación de circuitos de circulación local e internacional, capacitación en autogestión y producción; mayor nivel de asociacionismo, participación y compromiso de todos los implicados; políticas públicas orientadas a la promoción, subsidios para la creación e intercambio, legislación laboral específica, etc.

Texto escrito por: Daniel Calderón, octubre 2007
Texto actualizalido por: la Cia Gilles Jobin, agosto 2010

Comentar este artículo