Brasil

Brasil, el mayor país latinoamericano, posee una enorme y compleja diversidad cultural y una escena artística vibrante caracterizada por la creatividad y cualidad de sus artistas. A pesar de su crecimiento constante, el mercado cultural brasileño está todavía poco explotado. Uno de los principales obstáculos para un mayor crecimiento y profesionalización en la área es la gran diferencia socioeconómica de su población, la cual dificulta a la gran mayoría de los brasileños participar de la vida cultural.

En lo que respecta a la danza contemporánea, en estos últimos años la especialización de los estudios teóricos en las universidades, la potente producción coreográfica a nivel artístico y la consolidación de festivales y otros eventos en todo el país ha contribuido al surgimiento de una escena privilegiada, sin precedentes para la danza contemporánea brasileña.

La producción de danza contemporánea brasileña está siendo cada vez más conocida internacionalmente, no solo debido a grandes compañías como Grupo Corpo, Quasar, o Deborah Colker, que llevan largo tiempo presentando sus obras en el extranjero, sino también gracias a aquella compañías de menor escala como Cia Lia Rodrigues, Marcia Milhazes Cia de Dança, Grupo de Rua de Niteroi, etc., que están comenzando a producir giras de una manera regular sobre todo en Europa. Artistas independientes trabajando en colaboración o individualmente también están abriendo poco a poco su camino en la escena internacional.

Los centros más desarrollados para la danza contemporánea en el país son Rio de Janeiro, Sao Paulo y Belo Horizonte, todos ellos capitales del sudeste, la región más rica y la que atrae la mayoría de las actividades culturales nacionales e internacionales. Existe también una creciente actividad en Salvador, Recife y Fortaleza en el noreste, Porto Alegre, Florianópolis y Curitiba en el Sur y en ciudades del interior de los estados de Sao Paulo, Minas Gerais, Paraná y Rio Grande do Sul. Otras áreas que cuentan con producción de danza contemporánea son Goiânia, la capital Brasilia en el centro oeste y Manaos y Belem, estas últimas en la región amazónica.

Tal vez una de las razones de la fuerza que hoy en día muestra la danza contemporánea en Brasil resida en su capacidad de responder con creatividad y vigor frente a las dificultades. En los últimos años han surgido un número creciente de iniciativas lideradas por artistas independientes que proponen nuevas formas alternativas de creación, presentación y pensamiento, y que han generado trabajos en colaboración, producción teórica, mezcla de lenguajes, discusiones filosóficas, y en algunos casos acciones políticas.

Dos de los muchos ejemplos de iniciativas llevadas a cabo por artistas que contribuyeron a colocar la danza contemporánea brasileña en el mapa internacional son el Festival Panorama de Dança en Rio de Janeiro (creado por la coreógrafa Lia Rodrigues en 1991) y FID – Fórum Internacional de Danza en Minas Gerais (creado por Adriana Banana en 1996). Estos dos festivales internacionales, probablemente los más importantes del país, se han convertido en focos de intercambio artístico y teórico ofreciendo la oportunidad de ver e incluso trabajar con importantes coreógrafos internacionales. En sus últimas ediciones han desarrollado, así mismo, diversas acciones fomentando la creación en colaboración así como la producción de nuevos trabajos.

La Bienal de Dança do Ceará en Fortaleza y el Festival Internacional de Dança en Recife, que se realizan también en los meses de octubre/noviembre, se unieron en 2005 a los arriba mencionados FID y Panorama para crear el Circuito Brasileño de Festivales Internacionales de Danza. En los últimos dos años el circuito se ha beneficiado de un modesto pero simbólicamente importante apoyo federal directo que testimonia su importancia creciente dentro del calendario de la cultural brasileña.

Otros ejemplos de festivales y encuentros que presentan danza contemporánea son el Festival de Araraquara en el interior del estado de Sao Paulo, que promueve la integración regional fuera de las grandes capitales; el Festival Novadança de Brasilia con ramificaciones en Sao Paulo y Rio de Janeiro y Conexão Sul (Conexión Sur) encuentro organizado por artistas en la sur de Brasil que incentiva las discusiones, presentaciones y talleres.

La Fundación Itaú Cultural organiza cada dos años el Rumos Dança, un programa de apoyo a la producción artística e intelectual. Se trata de un programa cuidadosamente organizado y en el cual participan investigadores de todas las regiones del país. O Rumos culmina en el Festival Rumos Dança en Sao Paulo, que en su última edición en 2007, presentó 25 estrenos coreográficos, 5 video danzas inéditas, lanzamiento de libro, exposiciones y seminarios.

Algunas iniciativas locales acercan la danza para los públicos más populares; es el caso del Dança Alegre Alegrete, en Alegrete ciudad del interior del estado de Rio Grande do Sul y del enorme y muy popular Festival de Joinville, en el estado de Santa Catarina, organizado como una gran feria de danza en la cual se presentan academias de danza y escuelas de todo el país compitiendo en todos los estilos de danza a partir de subdivisiones un tanto peculiares. El festival ha incluido últimamente una muestra de danza contemporánea con discusiones, performances y talleres de renombrados profesionales.

In 2003 se inauguró el primer centro coreográfico en el país, el Centro Coreográfico de Rio de Janeiro dirigido por la coreógrafa Regina Miranda. Mantenido por la municipalidad, el espacio ofrece salas de ensayo, un teatro e instalaciones para recibir visitantes.

Otros eventos importantes fueron creados en los últimos años como el Dança e Filosofia en Rio y el Festival Dança em Foco, un festival internacional anual de videodanza que se celebra en Rio y Sao Paulo; el festival Dança em Tránsito creado por Giselle Tapias quien también dirige Espaço Café Cultural un espacio dedicado a la danza contemporánea. En Sao Paulo el Centro Cultural Banco do Brasil presenta anualmente el evento Dança em Pauta; en Belo Horizonte el “1,2 na Danca” trabaja en una escala menor reuniendo grupos y obras; en Votorantim, una pequeña ciudad del interior de Sao Paulo se celebra todos los años su Pública Dança evento muy apoyado por la comunidad y organizado por los integrantes del colectivo artístico Quadra, pessoas e idéias. El colectivo Hibridus también organiza un festival llamado ENARCI en la ciudad de Ipatinga, estado de Minas Gerais.

Además existen algunos festivales internacionales de teatro y arte que incluyen danza en sus programas: Riocenacontemporânea en Rio de Janeiro, Festival Internacional de Teatro de Sao José do Rio Preto en el estado de Sao Paulo, Festival Internacional de Londrina en el estado de Paraná, Porto Alegre em Cena y Festival Internacional de Porto Alegre ambos en Rio Grande Do Sul, Festival Internacional de Palco e Rua de Belo Horizonte en Minas Gerais, Cena Contemporânea - Festival Internacional de Teatro de Brasília, el Mercado Cultural da Bahia en Salvador, el Campina Grande Festival en el estado de Paraiba y Goiania em Cena son algunos ejemplos.

Los festivales y eventos representan las mejores oportunidades para las compañías internacionales que deseen realizar giras en el país; estos contextos aumentan cada ano pero siguen teniendo presupuestos modestos que necesitan ser complementados por recursos de las agencias internacionales, consulados, etc. Otras posibilidades de circular en Brasil pueden venir de invitaciones para participar en los circuitos culturales promovidos por organizaciones como Centro Cultural Banco de Brasil o SESC - Servicio Social del Comercio, una enorme red de centros culturales esparcidos por todo Brasil con especial presencia en los estados de Sao Paulo – con 17 grandes centros culturales - y Rio de Janeiro en donde se encuentra el Espaço SESC, un espacio importante para la danza contemporánea de Rio que dispone de una programación regular de artistas y compañías nacionales e internacionales. Además las compañías extranjeras pueden buscar invitaciones para presentar en los teatros de las municipalidades locales o en los teatros privados-comerciales en colaboración con agencias especializadas o productores.

El espacio de presentación para compañías extranjeras está particularmente copado por aquellas cuyos países que no solo tienen programas de intercambio cultural sino que también promueven el intercambio institucional con Brasil. Los principales ejemplos son Francia (Alliance Française – France Cultures), Alemania (Goethe), Reino Unido (British Council) y más recientemente España (Instituto Cervantes – AECI).

Para las compañías brasileñas no es fácil circular en el interior del país dependiendo de un único premio anual llamado Caravana ofrecido por la Funarte- Fundación Nacional para las Artes, vinculada al Ministerio de Cultura o de la selección de los curadores de los escasos festivales de danza. En los tres últimos anos la Caravana de Funarte ha permitido la circulación de aproximadamente 60 obras de compañías o artistas independientes en unas 150 ciudades incluyendo algunos pequeños pueblos. SESC y SESI - Servicio Social de la Industria, ofrecen sus circuitos de teatros a espectáculos de diversos estados y la gigante multinacional de petróleo y energía, la estatal Petrobrás, también ha creado un programa de circulación nacional.

Para la circulación internacional de sus artistas Brasil cuenta con un único programa del Ministerio de Cultura que proporciona pasajes para los profesionales invitados a festivales y eventos en el extranjero pero sus convocatorias son erráticas y normalmente lanzadas en el último minuto.

Como en cualquier otro país latinoamericano, es difícil producir danza contemporánea en Brasil. Cuando se comparan las cifras con las de otros países latinoamericanos, Brasil parece tener una situación más favorable, pero deberíamos tener en consideración el tamaño del país, los cientos de grupos, compañías y profesionales que trabajan en el área, sin olvidar una población de más de 180 millones de personas. Los gastos totales en la cultura brasileña aumentan lentamente pero no llegan todavía al 0,7% del presupuesto total federal (mucho más bajo que el mínimo de 1% recomendado por la Unesco) y sólo una parte muy pequeña de este dinero es destinada al área de danza. Algo similar ocurre a nivel local en las secretarias de cultura de los diferentes estados y ciudades (solo un 4,2% de los municipios brasileños cuentan con una secretaria exclusivamente dedicada a cultura) que además sufren de una falta de personal especializado en la área artística en general y el área de danza en particular. Esta situación ha mejorado últimamente pero aun se necesita un gran esfuerzo político para hacer presión en las autoridades competentes.

A pesar de que la situación de financiación para la danza en el país no es buena, algunas de las estrategias puestas en marcha por la comunidad han hecho posible el desarrollo de la danza en los últimos 20 anos. Tal vez esto explique la existencia de más de 50 compañías estables, un centenar de otras compañías menos estructuradas y un número aun mayor de profesionales independientes. (los concursos nacionales lanzados por la Funarte recibieron alrededor de 350 proyectos en cada convocatoria).

El apoyo público se manifiesta de diferentes formas: apoyo directo por medio de convocatorias públicas dirigidas a las compañías, productores y profesionales para circulación, producción de obras y últimamente también para investigación. El Premio Funarte Klauss Vianna concedió subsidios a aproximadamente 170 proyectos de compañías y profesionales de danza (la mayoría de danza contemporánea), por un valor de alrededor de 8 millones de reales (4 millones de USD) en el ano 2006, aunque en 2007 han sido restringidos a poco más de un tercio de ese valor. Premios semejantes con presupuestos más reducidos son lanzados en algunos estados y ciudades. En la ciudad de Rio la cancelación reciente de un importante programa de subsidios permanente a varias compañías - considerado parcialmente responsable por el firme liderazgo y presencia nacional de las compañías del estado - ha colocado a dichas compañías en una situación crítica; por otro lado, en la ciudad de San Pablo la lucha por mejores políticas públicas consiguió la aprobación de la primera ley estableciendo un programa para el desarrollo de la danza en el cual las compañías pueden construir sus propias estrategias y proyectos. Por lo general en los mecanismos de apoyo directo los procedimientos suelen ser muy burocráticos y condicionados por los presupuestos, y los cambios políticos y administrativos constantes provocan una permanente inestabilidad y desinformación.

De manera indirecta, la financiación pública funciona a través de un sistema de reducción de tasas del 100% para patrocinadores de las artes la Lei Federal de Renúncia Fiscal (popularmente llamada lei Roanet). Esta forma de financiación delega la decisión de dónde y cómo gastar dinero público en las manos de los directores de marketing de las grandes compañías y multinacionales quienes normalmente prefieren apoyar grandes eventos o trabajos comerciales dirigidos al gran público. Esta práctica crea además una falsa sensación de esponsorización privada aunque los recursos en la práctica sean públicos, de hecho, muy poca o casi ninguna financiación enteramente privada es destinada para el desarrollo cultural en el país. No obstante la mayoría de los institutos culturales y muchos eventos, como los festivales de danza, se benefician de este mecanismo.

Existe un gran debate sobre las ventajas y desventajas de la aplicación de la ley de exención fiscal y un creciente número de profesionales del ámbito cultural públicamente defienden su fin o su revisión.

En los últimos años una de las áreas que más se ha desarrollado ha sido la producción de teoría y conocimiento sobre danza contemporánea, la cual ha visto incrementado su nivel de calidad debido a este gran interés académico. Quizás debido al interés en buscar un sustento más estable muchos estudiantes de danza comenzaron a buscar carreras académicas y nuevos cursos fueron creados, sumándose a los antiguos ya existentes. Hoy en día existen en Brasil aproximadamente 14 diferentes cursos universitarios de danza o relacionados con danza y una gran demanda regional para la creación de otros nuevos. Ultimamente han sido creadas maestrías, postgrados y especializaciones en diferentes universidades del país y en 2006 se inauguró el primer curso de Doctorado exclusivamente centrado en danza en la Universidade Federal da Bahia - UFBA, en UFBA también está el curso superior de danza mas antiguo del país creado hace más de 50 años. Para información más detallada acerca de la oferta de cursos en el país consultar http://idanca.net/2007/07/05/nirvan...

El nivel académico alcanzado ha contribuido en gran medida a reducir la carencia de documentación y publicaciones dedicadas a la danza contemporánea y varios investigadores y estudiantes de danza y otras áreas limítrofes han publicado en los últimos años artículos, disertaciones críticas, tesis, libros sobre memoria, lenguaje, filosofía, video y nuevas tecnologías, biografía, etc. Un artículo escrito por la coreógrafa e investigadora paulista Nirvana Marinho, con una lista de publicaciones está disponible en la web Idanca en http://idanca.net/2007/02/01/livros...

Entre las docenas de publicaciones lanzadas recientemente en Brasil podemos destacar Lições de Dança, la revista académica más importante del país, organizada por Roberto Pereira y Silvia Soter y editada por la universidad Univercidade (Rio de Janeiro). Podemos también mencionar la revista Humus una iniciativa de Sigrid Nora (Rio Grande do Sul) con artículos interesantes sobre la danza contemporánea brasileña. FID Editorial, una iniciativa del FID – Fórum Internacional de Dança ha publicado las tesis doctorales de algunos importantes académicos brasileños.

Idanca, www.idanca.net , es la publicación on-line más importante en torno a la danza contemporánea brasileña. Idanca publica una selección de textos nacionales e internacionales en portugués e inglés, críticas, entrevistas, noticias actualizadas semanalmente con audiciones, estrenos y otros, una agenda completa con todo lo que acontece en la danza contemporánea de Brasil y del mundo, una galería de imágenes con los trabajos de fotógrafos y video artistas y contiene un espacio específico para divulgación de la producción académica en la área.

La danza contemporánea brasileña está discutiendo cada vez más las cuestiones contemporáneas como hibridismo y diálogo con otros lenguajes, acercamientos diversos al propio tema del cuerpo, alteridad, identidad, investigación acerca de las nuevas tecnologías, movimiento y/o no movimiento, etc. Al mismo tiempo los artistas investigan sobre las peculiaridades de las formas de moverse del cuerpo brasileño y lo que aporta la cultura brasileña a estos conceptos anteriormente citados.

Texto escrito por : Marcos Moraes y Isabel Ferreira, septiembre 2007
Fuentes consultadas : “Estudio del mercado de artes escénicas de Brasil” por Articultura, textos de Nirvana Marinho publicados en Idanca.

Comentar este artículo