Cuba

DANZA CONTEMPORÁNEA EN CUBA

La danza cubana inicia su "batalla por la modernidad" en 1959 a los pocos días de haber triunfado la Revolución, momento en que se crea el Departamento de Danza Moderna del Teatro Nacional y más tarde el Conjunto Danza Nacional de Cuba, dirigido por el coreógrafo Ramiro Guerra, el primer maestro y coreógrafo cubano que asimiló toda una herencia universal sin prejuicios y que todavía realiza una perenne labor de investigación teórica.

Al camino abierto por Ramiro Guerra, llegaron sus discípulos quienes, por diferentes caminos han contribuido a la formación de la llamada “técnica de la danza moderna cubana”, técnica, escuela, y también estilo con el que se han formado nuestros artistas en el transcurso de tantos años.

Durante los primeros años hubo una sola compañía, la Compañía Nacional de Danza. Fueron tiempos de búsqueda de una identidad expresiva - de movimiento, técnica, interpretativa y compositiva - que mezclara la sonoridad de los tambores, la herencia del componente africano y español en la cultura cubana. Desde finales de la segunda mitad de la década de los ochenta, la danza cubana comenzó a procurar nuevos caminos de creación dirigiendo su mirada hacia la danza contemporánea. Actualmente, la danza contemporánea en Cuba ha logrado legitimar sus intereses, coexistiendo con la mayor tradición, desarrollo y preferencia del público por el ballet académico (explicada por la influencia y poder real de Alicia Alonso).

En Cuba el proyecto cultural de la Revolución apoya y centraliza de manera oficial la formación de los profesionales de la danza y, su consiguiente empleo una vez diplomados en las escuelas de artes. No existen en el país compañías independientes y todos los artistas están vinculados al Ministerio de Cultura de alguna manera. De este modo, todas las acciones: festivales, eventos, temporadas, etc. para los artistas profesionales o amateurs de la danza están organizadas por instituciones pertenecientes al Ministerio de Cultura.

Entre los eventos más importantes de danza contemporánea en Cuba, se puede destacar el Festival Los Días de la Danza a finales de abril y Encuentro Internacional de Danza Habana Vieja: Ciudad en Movimiento (semana santa). Ambos festivales orquestan su programación con las mejores propuestas de danza cubana y la invitación de artistas extranjeros.

En abril de 2010 se realizará la segunda edición de la Bienal de Danza Contemporánea en La Habana (Cuba). La Bienal es una iniciativa de CulturesFrance, agencia francesa para el intercambio cultural de carácter itinerante en la región siguiendo la huella de seis bienales precedentes que Culturesfrance ha realizado en Áfríca y el Océano Indico. En 2008 se llevó a cabo la primera Bienal de Danza Contemporánea del Caribe también en la Habana con la participación de 11 trabajos de artistas del Caribe en concurso, obras nacionales e internacionales y numerosos invitados provenientes en su mayoría de Francia, Caribe y América Latina. Para más información consultar http://www.culturesfrance.com/afriq....

Otros eventos que presentan la más joven danza contemporánea cubana son los concursos y muestras Solamente Solos y Danzan Dos, alternando cada año. Ambos se celebran durante cinco días en el mes de octubre fuera de La Habana, el primero en Ciego de Ávila y el segundo en Matanzas. Siendo concursos dedicados a los artistas cubanos, es significativa su importancia en tanto que plataforma de presentación de las voces jóvenes de la danza contemporánea cubana, así como espacio para la presentación de artistas extranjeros invitados a la muestra fuera de concurso.

Además de ser la sede principal del Festival Los Días de la Danza el Teatro Mella en La Habana, dispone de una programación permanente de espectáculos de danza contemporáneaa, se programa en su sala, las temporadas de compañías nacionales e internacionales que solicitan presentarse en Cuba. Otras salas en el país como los teatros Guaso (Guantánamo), Heredia (Santiago de Cuba), Bayamo y Manzanillo (Granma), Principal (Camaguey), Terry (Cienfuegos), La Caridad (Santa Clara), Sauto (Matanzas), Milanés (Pinar del Río), etc., son subsedes de las temporadas y tournée de agrupaciones nacionales e internacionales.

Las limitaciones económicas de Cuba imposibilitan asumir el financiamiento para la circulación de artistas, docentes y profesionales de la danza desde y hacia Cuba. La mayor parte de los proyectos de intercambio, así como la presencia en festivales y en temporadas especiales de artistas extranjeros en los escenarios cubanos, se debe a las procuraciones de los propios artistas. Eventuales apoyos logísticos y de producción de agencias de cooperación, de los servicios culturales de las embajadas o de los propios gobiernos, han posibilitado muchas acciones. En este sentido vale destacar el soporte de la Agencia Española de Cooperación Cultural y la Oficina de la Unión Europea en Cuba con sus Concursos para proyectos de Creación; del British Council, del Instituto Goethe, de la Alianza Francesa, de la Fundación Brownstone etc.

Cuarenta y nueve son las compañías profesionales de danza pertenecientes al Consejo Nacional de las Artes Escénicas, de ellas diecinueve son de danza contemporánea, cinco de ballet y el resto de danzas tradicionales y folklóricas. Muchos artistas profesionales proceden del movimiento aficionado.

Prácticamente en todas los provincias del país hay agrupaciones de danza contemporánea, pero es La Habana su principal centro de desarrollo y promoción. Entre las compañías más importantes se destacan Danza Contemporánea de Cuba, DanzAbierta, Danza-teatro Retazos y Danza Combinatoria, son ellas las que mantiene un interés progresivo por la investigación y aportes al discurso coreográfico contemporáneo.

Todos los artistas de la danza vinculados al Consejo Nacional de las Artes Escénicas, reciben mensualmente su salario en pesos cubanos. Sueldo entre los diez y treinta dólares dependiendo del nivel y de la categoría artística (treinta dólares sería el salario que puede tener un científico o un médico). La permanente crisis económica que atraviesa Cuba ha provocado un éxodo de talentos y muchos profesionales de la danza deben laborar como docentes en diferentes centros de enseñanza artística en el país.

El Consejo Nacional de las Artes Escénicas (CNAE), es la dependencia del Ministerio de Cultura que se ocupa de la danza y el teatro profesionales. Paga y representa jurídicamente a los artistas y asume la producción, promoción, circulación y programación de los espectáculos.

Los bailarines formados en Cuba tienen una poderosa técnica, la cual se ha convertido en carta de presentación en las mejores plazas de danza del mundo. Alrededor de diez años de sostenida y exigente formación, garantizan un intérprete altamente preparado. Ni la carencia de recursos en nuestras escuelas, ni la casi inaccesibilidad a la información actualizada o a internet, ni la poca confrontación en eventos internacionales, etc., ha limitado la voluntad del artista cubano por desafiar creativamente el presente. Sin embargo, aún le falta a la danza en Cuba apostar más por el riesgo, la investigación y la especulación coreográfica.

Desde el Consejo Nacional de las Artes Escénicas y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, se organizan encuentros sistemáticos de taller y análisis entre críticos, coreógrafos y bailarines para potenciar el diálogo, le reflexión y la investigación que tribute al desarrollo de la coreografía. Talleres que por lo general preceden el estreno de las producciones de danza.

Existen catorce escuelas de nivel elemental (estudiantes entre 9 y 14 años), cinco para el nivel medio (entre 14 y 18 años) y la Facultad de Danza de la Universidad de las Artes (ISA), con las licenciaturas en danza contemporánea, ballet y danzas folklóricas. En el propio ISA se cursa la maestría en Arte, mención Danza y el doctorado en Ciencias sobre Arte.

El nivel educativo, de instrucción y cultural de la población cubana es muy alto en comparación con la media general del resto de países latinoamericanos. Reflejo de esta situación es la calidad de las publicaciones culturales y revistas en el mercado (a pesar de las contingencias y limitaciones económicas para financiar la producción).

danzar.cu es la principal publicación cubana dedicada a la danza contemporánea. Es editada por el Consejo Nacional de las Artes Escénicas y dirigida por el profesor y crítico de danza Noel Bonilla-Chongo. Bonilla labora como Asesor para la Danza en el Consejo Nacional de las Artes Escénicas del Ministerio de Cultura, lugar desde donde organiza la programación de danza en los escenarios cubanos. danzar.cu, tiene una versión impresa y otra digital en la web www.danzarcu.cult.cu.

Otras publicaciones dedicadas a la promoción de la danza son Cuba en el Ballet y Tablas. Mientras que las publicaciones culturales la Gaceta de Cuba, Revolución y Cultura, La Jiribilla, El Caimán Barbudo, Temas, etc., dedican en sus secciones de crítica espacios para la danza. El Ballet Nacional de Cuba mantiene la página web www.balletdecuba.cult.cu.

Una producción editorial aun discreta, ha asumido la publicación de textos importantes de los autores Ramiro Guerra, Miguel Cabrera, Fidel Pajares, Francisco Rey Alfonso, Roberto Méndez, etc., en ellos se puede encontrar información histórica y teórica acerca de la danza cubana y universal.

Texto de : Noel Bonilla-Chongo, julio 2009
Colaboración de Isabel Ferreira y Roxana de los Rios

Comentar este artículo