Uruguay

Uruguay es un país de 3 millones de habitantes de los cuales la mitad viven en su capital Montevideo. Tuvo un desarrollo económico y cultural prometedor hasta mediados del siglo XX, que se detuvo al establecerse la dictadura. Posteriormente, el estado continuó con la misma estructura interna de comienzos de siglo, con un acentuado perfil caudillista promovido por sus dos partidos tradicionales (Blanco y Colorado), y sin un presupuesto adecuado para el área de cultura que le permitiera desarrollar políticas culturales claras y apoyar la producción y circulación de arte nacional.

En la actualidad gobierna por primera vez un partido progresista. El MEC - Ministerio de Educación y Cultura, el organismo oficial que delinea las políticas culturales del Uruguay, ha comenzado a cambiar sus estructuras, tomando el área cultural un papel más activo. En el 2005-2006 se llevó a cabo una Asamblea Nacional de Cultura en donde se crearon Consejos de Cultura Departamentales (uno en cada departamento de los 19 que conforman el Uruguay) y un Consejo Nacional de Cultura, organismo que coordina todos los consejos. La nueva estructura está en implementación actualmente y tiene como objetivo la articulación de una red nacional que promueva y posibilite una comunicación y circulación interna fluida, la realización de proyectos conjuntos y la descentralización de actividades en todo el país, actualmente centralizadas en la capital. El Área de Cultura ha reorganizado sus centros culturales en Montevideo, coordinados desde su espacio Plataforma, y programa la apertura de centros culturales en diferentes ciudades del interior del país entre 2007 y 2008.

La ADDU - Asociación de Danza del Uruguay, gremio de la comunidad de danza, creada en el 2001, elaboró recientemente un Plan Nacional para el Desarrollo de la Danza con apoyo de la Red Sudamericana de Danza (a partir de los resultados de una primer Convención Nacional de Danza de fines del 2004). Este plan abarca distintos aspectos relacionados con el sector (educación, creación, producción, legislación, etc.) y se está discutiendo parcialmente en distintas áreas dentro de la estructura Estatal y en el ámbito independiente.

Por otro lado, las organizaciones de cultura, trabajan juntas en la construcción de nuevas bases para su desarrollo, impulsando la ley de Mecenazgo y de Seguridad social para los artistas, ambas en proceso de implementación actualmente.

La Danza por primera vez posee recursos para producción y circulación nacional creándose en el 2006 los fondos concursables para el fomento artístico cultural del MEC y sumándose a estos los fondos mixtos (públicos y privados) que pondrá en funcionamiento la ley de Mecenazgo cuya primer convocatoria a proyectos culturales se espera para fines del 2008.

Entre el 2007 y 2008 el MEC ha implementado también dos programas que fomentan el desarrollo del área: A Escena, programa de fortalecimiento de las artes escénicas coordinado por Alberto Rivero (actor, docente y director de teatro) y Laboratorio, centro de creación e investigación en las artes escénicas que complementa el trabajo que viene desarrollando el programa A Escena, en tres áreas, la dramaturgia, dirección y coreografía en danza contemporánea; coordinado por la dramaturga y directora de teatro Mariana Percovich.

La producción cultural se genera casi exclusivamente desde la capital, donde también se centraliza la danza contemporánea. Ésta tiene algunos focos en desarrollo en otras ciudades como Maldonado, situada en la costa este del país, donde actualmente se establecen planes de educación y circulación que prometen cambios importantes en el futuro.

La única compañía de danza en Uruguay es el Ballet Nacional, compañía de ballet clásico que depende del organismo oficial SODRE (Servicio Oficial de Difusión Radiotelevisión y Espectáculos), del cual depende también la única escuela oficial de danza, que cubre formación en folklore y ballet. No existe todavía formación formal en danza contemporánea. Existe una Comisión de Educación trabajando en futuros programas para formación docente y un incipiente espacio en secundaria abierto recientemente con la implementación de los nuevos bachilleratos artísticos. El gobierno de Montevideo concede anualmente un número reducido de becas para estudio de Danza Contemporánea en las academias privadas de Montevideo, únicos espacios de educación y producción de danza contemporánea.

Del 2003 al 2005 Existió un Plan Piloto Universitario de Danza Contemporánea de 2 años de duración que contó con la presencia de especialistas del IUNA - Instituto Universitario Nacional de Arte de Buenos Aires. El proyecto de Licenciatura Universitaria en Danza que debió concretarse como resultado de este período Piloto no pudo concretarse todavía.

La carencia de espacios formales de investigación y formación ha provocado el surgimiento de iniciativas independientes lideradas por grupos de artistas, que se reúnen para generar espacios de investigación sobre diversas temáticas. Como ejemplo, en el 2006 se forma el Grupo de Estudio e Investigación "Cuerpo y Tecnología", con el aval del Instituto "Escuela Nacional de Bellas Artes" de la Universidad de la República, y el apoyo del Proyecto Plataforma del Ministerio de Educación y Cultura. Coordinado por el Profesor Diego Carrera, funciona con el objetivo de reunir información en estas materias, especialmente en temas de video danza y generar conocimiento al respecto.

Los fondos concursables y programas desarrollados por el MEC han apoyado también el desarrollo de otras iniciativas en esta línea: Seminario de actualización docente en danza contemporánea, Seminario de metodologías y prácticas de creación en danza contemporánea, Los entres del movimiento (espacios mensuales de reflexión sobre la creación en danza contemporánea), Clínicas de creación y de dramaturgia en danza, Diálogos, encuentro de creadores latinoamericanos de danza contemporánea, etc.

La danza contemporánea en Uruguay es independiente. Así lo ha sido siempre desde la década del 50 en que comienza a desarrollarse. El primer grupo de danza moderna data de 1956, se trata del Ballet de Cámara de Montevideo dirigido por Hebe Rosa, que aún continúa activo. Desde entonces la danza ha evolucionado hacia nuevos enfoques técnicos y estéticos. Los artistas intuitivamente han creado alternativas de autogestión para desarrollar su trabajo. Desde el 2002 ha sido valiosa la experiencia de la Red Sudamericana de Danza, su democratización de información y su aporte en cuanto a metodologías de trabajo colectivo, incentivando nuevas miradas para el desarrollo del medio y viabilizando la articulación de actores culturales locales y regionales.

Actualmente no existen en Uruguay festivales de danza contemporánea que logren sostenerse con regularidad. El FIVU - Festival Internacional de Video Danza del Uruguay está integrado en el Circuito Video Danza Mercosur (CVM) y es dirigido por Tamara Cubas, actualmente directora del espacio Plataforma del Área de Cultura del MEC. El festival es producido por el colectivo de artistas Perro Rabioso e incentiva el cruce de lenguajes, la investigación y la circulación de información. Ha introducido y generado un movimiento importante en torno a este género en los últimos años en lo local y en la actualidad podemos hablar de una producción de video danza uruguaya. El festival Montevideo Sitiada, dirigido por el coreógrafo Martín Inthamoussú pertenece a la red de festivales Ciudades que Danzan y promueve la danza en espacios públicos; el festival desarrolla también el proyecto Enconstrucción, plataforma de jóvenes creadores uruguayos en artes escénicas. Ambos festivales han encontrado una estructura de sustento y crecimiento en el trabajo en red.

En el 2006 se recuperó el Festival Internacional de Danza Contemporánea del departamento de Cultura del gobierno local de Montevideo, que había sido cancelado por falta de recursos en 2001. El festival que pretende ser bianual, continua con una infraestructura inestable. Sin tener todavía un equipo definido para su siguiente producción, no se realizará en el 2008, esperándose su nueva edición en el 2009.

No existen salas específicas para danza, pero hay espacios que la incluyen en su programación, presentando producción nacional e internacional. En Montevideo el teatro Solís ha inaugurado una nueva sala que promete la programación permanente de espectáculos de danza, sumándose a la programación internacional que ya programaba en su sala central. Los teatros Victoria, Florencio Sánchez y El Galpón, generalmente programan danza nacional. Espacios culturales como el Centro Cultural de España, también acostumbra a programar actividades de formación, difusión y muestra de obras de danza nacional e internacional, principalmente iberoamericanas

Plataforma, es un espacio dependiente del MEC - Ministerio de Educación y Cultura que mantiene una labor interesante para el desarrollo de diversas actividades de intercambio y reflexión. También es un lugar de presentación alternativo para obras que puedan adaptarse a su espacio, una sala de hormigón de unos 37x14 metros.

El Programa A Escena del MEC dentro de sus acciones otorga salas para muestra de espectáculos de danza contemporánea mediante convocatoria abierta y selección de propuestas.

La videoteca del colectivo Perro Rabioso contiene un interesante registro internacional de obras de danza contemporánea, video danza y performance. Existen además otros dos archivos de artes escénicas que incluyen registros de danza, y un último archivo dedicado casi exclusivamente al ballet.

Los artistas uruguayos pueden solicitar apoyo para sus viajes al exterior a un nuevo organismo creado recientemente: Grupo Interinstitucional de Promoción del Uruguay Cultural - GIPUC, conformado por el Ministerio de Turismo y Deporte, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Educación y Cultura que lo preside y coordina; su objetivo es promover en el exterior el Uruguay Cultural. De todos modos los fondos destinados a circulación de artistas aún son muy reducidos. Los artistas uruguayos pueden solicitar apoyo para sus viajes al exterior a los ministerios de Relaciones Exteriores o de Educación y Cultura aunque los fondos destinados a circulación de artistas son muy reducidos. Los artistas extranjeros que presentan en Uruguay, en general cuentan siempre con la ayuda de sus países para cubrir viajes y cachets. Entre las agencias de cooperación internacional, más activas en el país, podemos destacar al Instituto Goethe que aunque no posee un espacio propio para muestra de obras ha sido históricamente un gran colaborador de la danza contemporánea uruguaya, apoyando principalmente actividades de intercambio internacional.

Existe un libro titulado La Danza en Uruguay, primer intento de un registro de historia sobre ballet, danza popular y danza contemporánea uruguaya, realizado por la Comisión Nacional de la UNESCO. Existen actualmente dos publicaciones impresas en proceso de edición resultantes de experiencias colectivas de investigación sobre procesos creativos en esta área con las que se contará a comienzos del 2009.

Algunos colectivos de artistas difunden sus actividades con el envío de boletines virtuales mensuales, pero no existe una publicación digital específica sobre danza nacional. El sitio web de la Red Sudamericana de Danza y sus boletines mensuales se utilizan como herramienta de difusión para la danza local.

Si bien las condiciones del medio uruguayo han sido difíciles para el desarrollo de la danza contemporánea en las últimas décadas, los artistas han investigado y puesto en práctica diversas formas de producción para su trabajo permitiendo un crecimiento sostenido. Quizá por ser un país poblado y construido por inmigrantes europeos, el vínculo con el exterior y principalmente con Europa y Estados Unidos es fuerte y la danza uruguaya también mantiene esta línea de comunicación activa, que le permite actualizarse.

Las raíces autóctonas son indefinidas, las costumbres europeas, africanas y criollas se conjugan en el patrimonio colectivo con más fuerza que las indígenas. Uruguay perdió sus comunidades indígenas en el S XIX y apenas conserva una herencia proveniente de estas. En los últimos años se han formado agrupaciones que intentan reivindicar y reconstruir esta historia, pero por el momento, en la conciencia colectiva esta herencia es débil y no se ve en la danza contemporánea nacional rasgos reconocibles de estas culturas.

Actualmente los artistas comienzan a consolidar vías de intercambio regional, incentivando nuevas miradas para el desarrollo que se necesita y que constituye todo un desafío.

Texto de : Claudia Pisani, octubre de 2007

Comentar este artículo